¡La primavera la viña altera!

En este momento, el viñedo se encuentra en la fase de crecimiento vegetal. Las cepas están en plena brotación y están desarrollando sarmientos y hojas. A su vez, y gracias a la fotosíntesis (captación de CO2 del aire y absorción de nutrientes del suelo) las plantas de vid están creciendo, dando lugar a todo el sistema vegetal necesario para la síntesis de los futuros racimos de uva. Por lo tanto, la viña está en la fase de desarrollo de los pequeños racimos de uva, en los que se dará la floración cerca del 7 de Julio (San Fermín) y posteriormente, el cuajado de las flores por polinización natural (viento e insectos). Este momento es clave para la formación de los racimos de uva, por lo que interesa que se den días de buen tiempo y vientos suaves.

IMG_7298IMG_7302IMG_7327IMG_7329

Los trabajos que se están realizando en el viñedo son:

  • Desbrozado: Corte de hierba entre líneas para evitar competencias de nutrientes.
  • Direccionado de sarmientos: Colocación manual de sarmientos más largos en la estructura de alambres para evitar rotura por el viento de los brotes tiernos jóvenes que se van desarrollando.
  • Despampanado: Trabajo manual de eliminación de nuevos brotes que no interesan que crezcan en el tronco de las cepas, para favorecer el desarrollo de los racimos de uva futuros y hojas.
  • Espergurado: Trabajo manual de eliminación de nuevos brotes de la parte superior de las cepas que no interesan que crezcan, para ayudar a dirigir toda la energía de las cepas al crecimiento  de los racimos. Además así, se mantiene la viña aireada evitando la acumulación de humedad en la zona de crecimiento vegetal y el desarrollo de enfermedades. Las diferentes tareas a realizar son en primer lugar el desnietado, y posteriormente y después de la floración, el despunte, el deshojado y el aclareo.

De esta manera, realizando estos trabajos manuales, se consigue una mejor aireación del viñedo y un equilibrio vegetativo-productivo muy importantes para la obtención de uva de gran calidad.

¡La primavera la viña altera!

Nuestra nueva joya

De una misma uva, HONDARRABI ZURI, y una misma bodega, nuestra Bodega K5, nacen dos vinos blancos bien diferentes.

Y es que el secreto está en la edad de las viñas.

Mientras nuestro emblema, el txakoli K5, es un vino de culto, elaborado con uvas seleccionadas al que definimos como vino de pago, la nueva estrella que ahora les presentamos tiene su origen en nuestras cepas más jóvenes.

De estas cepas vigorosas recogemos la uva con la que elaboramos un nuevo txakoli fresco, suave y brillante. Y siguiendo la estela de su hermano mayor, poder ofrecer un vino que marque el estándar de calidad en su segmento.

Así, este nuevo txakoli es un vino más adecuado para el poteo en barra, como aperitivo o para degustar con unos pintxos o una comida informal.

Un vino, en definitiva, para degustar a diario  y del que estamos muy, muy orgullosos.

A este txakoli le hemos denominado K PILOTA para dejar muy claro que este es un vino de aquí.

fotoblogkpilota.jpg

Un vino muy nuestro.

Tan nuestro como el deporte que nos hace vibrar, sentir y disfrutar como ninguno y del que toma prestado su nombre.

K por la Bodega. PILOTA por nuestra esencia.

K PILOTA nace como homenaje al deporte más nuestro. Para que, tanto los pelotazales como los que no lo son, brinden con él en los momentos alegres de la victoria o levanten el ánimo en los ratos tristes de la derrota.

Txakoli K PILOTA, auténticamente nuestro.

Nuestra nueva joya